domingo, 16 de agosto de 2015

THE MOODY BLUES. LA TRILOGIA POP (1978-1983)

THE MOODY BLUES, una de las bandas con mayor número de discos vendidos pero al mismo tiempo escasamente aparece dentro de la nómina de los grandes grupos de la historia . Esta falta de reconocimiento es algo injusto para quienes han creado un estilo único escasamente imitado por su dificultad y por quienes han sido los maestros e introductores de un instrumento llamado Mellotron que tanta importancia tendrá en grupos de sonido prog.
Esta entrada no va a reflejar los años clásicos de los Moodies. Años llenos de discos de un pop psicodelico con cierto sinfonismo. Discos excelentes, todo sea dicho, pero que en 1978 seguir  ese estilo comenzaba a ser anacrónico.
Seventh Sojourn, su fabuloso disco de 1972, supuso un parón en la vida del grupo durante el cual sus componentes se dedicaron a sus proyectos en solitario. Por fin en 1977 los miembros del mismo decidieron grabar un nuevo disco aunque con la dificultad de que Mike Pinder , el teclista, vivía en Estados Unidos mientras que el resto residía en Inglaterra. A la hora de plantear el proyecto Justin Hayward (guitarra) y John Lodge (bajista) eran partidarios de rejuvenecer el sonido Moody abandonando los Melotrones y el Chamberlain para dar preponderancia a los sintetizadores y órganos. Mike Pinder comenzó a entender que esa maniobra suponía una menor participación en la banda y su disgusto se manifestó en el abandonó del mismo cuando se estaba grabando .
OCTAVE es el resultado final . La portada es clarificadora: el grupo de espaldas saliendo de una oscura habitación hacia la luz y Mike Pinder practicamente invisible. Unos nuevos Moodies han surgido de la oscuridad, una vuelta de tuerca a su sonido, se buscaba una modernidad, un sonido pop con sintetizadores pero manteniendo las armonías vocales tan propias del grupo. The Moodies Blues habían visto como grupos seguidores de su estilo como Barclay James Harvest o Strawbs les habían quitado el sonido y al mismo tiempo aparecía la comercialidad y buen hacer de grupos como la ELO que partiendo de un rock sinfónico se habían adaptado a los tiempos que corrían.. OCTAVE era pues una buena respuesta al exterior . Estaban vivos y reclamaban su lugar. Octave todavía no es perfecto, más bien es un trabajo irregular , lleno de interrogantes y dudas. El tema inicial STEPPIN IN A SLIDE ZONE es el único que se desmarca del estilo Moodie. El resto es un poco más de lo mismo pero eliminandose los recitados tipicos de los temas de Mike Pinder y los suntuosos arreglos sinfónicos .

Justin Hayward como era habitual aporta los temás más melodicos que en este disco son precisamente los más acertados. DRIFTWOOD y HAD TO FALL IN LOVE son memorables .




La salida de Mike llevó a la banda a buscar un substituto para la gira del disco. PATRICK MORAZ que de entoncés lo era de YES se incorpora al mismo para quedarse. En 1980 vuelve el grupo al estudio para grabar su siguiente disco (la joya de esta étapa) LONG DISTANCE VOYAGER . Producido por PIP WILLIAMS (Barclay James Harvest o Status Quo) supone el definitivo abandono de las viejas costumbres por un sonido de pop . Álbum magnifico en su integridad . Con sonido muy cercano al practicado por entonces por la ELO (Time, Secret Messages) pero sin esa influencia rockera de Lynne .Disco superlativo .

THE VOICE, TALKING OUT OF TURN, GEMINI DREAM (puro ELO), la extensa IN MY WORLD , MEANWHILE son las bases del disco con un Justin Hayward que destaca sobre manera en su arte de componer. Sólo la trilogia que aparece al final del disco formada por PAINTED SMILE/REFLECTIVE SMILE/VETERAN COSMIC ROCKER recuerda al pasado.

Long Distance Voyager fue un avance positivo a nivel de ventas y critica pero poco a poco la irrupción del punk y new wave provoca que Moody Blues se les considere como algo a extinguir , del pasado, carente de validez. Justin se da cuenta de ello y reacciona con un nuevo disco todavía más comercial y con mayor presencia de bases programadas. THE PRESENT (1983) fue el resultado de ese intento de sobrevivir. Intento algo fallido no en canciones pero si en resultados comerciales y en hacerse con un sitio en el nuevo ordén de las cosas. Moody Blues representaban lo que el punk odiaba: Carcamales que ocupaban el sitio que por derecho correspondía a las nuevas generaciones. Hoy tras el paso del tiempo The Present debe calificarse como un notable alto  A la altura de los discos de la ELO de aquellas datas (Ya es poco disimulada la influencia) y si lo comparamos con algunos de los llamados Nuevos Romanticos, que comenzaban a aparecer por esas fechas, es una obra maestra.


Repiten los Moodies la formación del precedente álbum.aunque sorprenda que teniendo en cuenta el reparto democrático de composiciones el nuevo miembro Patrick Moraz no incluya ninguna pese tener discos en solitario.
 BLUE WORLD, SITTING AT THE WHEEL, MEET ME HALFWAY, o GOING NOWHERE son excelentes e 



Después del cierto fracaso comercial del disco, los Moodies volvieron a su público enevejecido como forma de sustentar su carrera. No volvieron a dar en la diana con sus trabajos posteriores que son un pálido reflejo de su obra. OCTAVE, LONG DISTANCE VOYAGER y THE PRESENT son buenos discos para todo amante del pop con sonido 80 . Si tienes a la ELO como un grupo de referencia y respeto te animo a probar con estos discos.

1 comentario:

  1. Enriquecedor artículo, me gustan los Moody, en especial Long Distance Voyager que me parece un disco con todo el encanto de los otoños británicos, fantástico.
    Saludos.

    ResponderEliminar