miércoles, 2 de octubre de 2013

POR AMOR A LA MUSICA : EMMYLOU Y DANIEL PAREJA DE DEMOLICION

 
Nueva ración semanal del exquisito menú de POR AMOR A LA MUSICA, esta vez tomando como ingrediente principal a DANIEL LANOIS y en este caso con una especie llamada EMMYLOU HARRIS. En 1995 aparece un  disco que significara un nuevo rumbo en la carrera de la cantante Emmylou Harris. La gran Emmylou aquella voz que amparaba a Gram Parsons y continuadora de su legado, la reina del Bluegrass, el modelo de las nuevas generaciones de la música de raíz américana pero albergaba   una grave enfermedad llamada mainstream. A mediados de los 90 la rebelde y pionera Emmylou estaba aquejada de unos síntomas febriles que estaban acabando con su prestigio. Los virus del acomodo y de la autocomplacencia regían los destinos artísticos de la cantante. Menos mal que decide tratarse  de forma  drástica con un reconocido y triunfador galeno llamado Daniel Lanois.
 
El modelo de tratamiento que Daniel Lanois tiene en mente ya había sido utilizado con grandes resultados con otro caso , en su momento perdido, llamado BOB DYLAN , y su resultado fue OH MERCY. Con un sonido sereno, narcótico y a la vez simple ,despojo a una serie de canciones country de cualquier convencionalismo. Como hizo con Dylan , su marca , su habitual sonido , desaparece para alumbrar un nuevo ser. Emmylou va a dejar de ser la rebelde country girl para ser simplemente una adulta cantautora. WRECKING BALL es el resultado de todos los desvelos del Sr Lanois.
 

Emmylou Harris and Neil Young - Sweet Old World... por Superpatri

 3 pilares sustentan el equipo de quirófano , Daniel Lanois en sus labores de dirección, Malcom Burns un discípulo aventajado de Lanois y que posteriormente se encargó de la segunda intervención a Harris, RED DIRTY GIRL y un reputado guitarrista prestado por otro equipo de Champions League (U2) , Larry Mullen Jr. A todo ello hay que añadir las buenas compañías durante el periodo de tratamiento, por citar unos pocos. Neil Young, Lucinda Williams, Anna y Kate Mcgarrigle, Steve Earle...
 

 
Para la medicación nada mejor que unas buenas píldoras de ese sonido naciente llamado americana GOODBYE (Steve Earle), ORPHAN GIRL (Gillian Welch), ALL MY TEARS (Buddy Miller), SWEET OLD WORLD (Lucinda Williams) , un par de magia del propio Doctor Lanois , GOODBYE, BLACKHAWK, varios remedios tradicionales EVERY GRAIN OF SAND (Bob Dylan), WRECKING BALL (Neil Young), MAY THIS BE LOVE (Jimmy Hendrix) GOING BACK TO HARLAN (Mcgarrigle) y otros das recetas propias de la Sra Harris WALTZ ACROSS TEXAS TONIGHT y DEEPER WELL, lo cual no era nada habitual .
 


La confianza que este tratamiento provocó en Emmylou Harris le permitió dejar salir su lado oculto de autora . Tan orgullosa y capaz estaba que le llevó a mostrar al mundo en vivo su milagrosa conversión y ello  mediante una gran gira con un nuevo equipo para deslumbrar. SPYBOY (1996) es la muestra de ese nuevo fulgor. Sin Olvidarnos de un diario de la dura rehabilitación en forma de documental filmado.


6 comentarios:

  1. Dos de mis dioses personales musicalmente hablando juntos...Que mas se puede pedir! Me encanta el trabajo que realizaron juntos.Lanois tiene un sello tan personal que se nota al segundo de escuchar un disco producido por el. Y Emmylou es la voz de los angeles sobre la tierra , no hay duda de ello.
    A+

    ResponderEliminar
  2. Ufff vaya discazo, y es que, personalmente, Emmylou es una debilidad, su voz consigue que todo un torrente de sentimientos se abran cuando la escucho. Impecable.

    ResponderEliminar
  3. Bueno bernardo, ya ves que hemos coincidido, suele pasar de vez en cuando, sobre todo si hay grandes álbumes como este que compartimos. Ayer, cuando ví el titular de tu reseña con "Wrecking Ball" estuve a punto de cambiar e irme a por cualquier trabajo de MOther Superior pero quise seguir, estaba enamorándome por momentos de esta gran mujer y no quise echarme a un lado. Tenía una gran laguna y deuda con Emmylou que empiezo a mitigar gracias a este juego.

    Te ha quedado un 'post' mucho chulo, con muchos 'sabores' y olores que son precisamente lo que la Harris y Lanois nos muestran en este disco.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, bueno coincides con Pupi y os complementáis en los respectivos posts, gracias por aumentar mi "cultura musical", interesante este aspecto de la Harris, me ha sorprendido, le daré una escucha. Muy buen post, Bernardo.

    ResponderEliminar
  5. Una exquisitez de disco, que junto a el segundo de Ron Sexsmith, eran mis otras opciones, la verdad es que Lanois sabe dejar su marca sin inmiscuirse en la esencia del artista que produce, reconocible a la legua, como en Oh Mercy, narcótico, ese adjetivo me lo guardo. grande este lanois y una gran post Bernardo. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Como le he dicho a Pupi, el country y yo no nos llevamos bien. Por eso se agradece que gente como Lanois decida ayudar a todos esos que caen en la autocomplacencia buscando nuevos horizontes.

    Me encanta como has escrito el post Bernardo, te ha quedado muy inspirado el símil médico.

    ResponderEliminar